Pagamos a pachas

Esta noche pongo yo el coche,

te recojo a la hora que quieras.

 

Pago yo el cine,

también las palomitas y la coca-cola.

Tú eliges la peli,

la que más te guste,

prometo no poner mala cara.

 

Si quieres, después te invito a cenar,

elige un buen restaurante,

el más caro de la ciudad si lo deseas.

 

Nos iremos a tomar unas copas,

acompañadas de unos chupitos de jagger.

No hace falta que te diga que pago yo.

 

Para terminar la noche,

quiero que vengas a mi casa.

Yo pongo la cama,

mi cuerpo

y toda la adrenalina que quieras saborear.

 

Sólo te pido una condición.

 

Dime que me quieres.

Mírame con deseo.

Susurrame al oído que soy el amor de tu vida.

 

Aunque te recuerdo,

que si sólo finges y actuas,

la última mentira la pagas tú.